Fútbol en Asturias - Asturias, informacion, turismo, Asturias Natural
Asturias
Inicio Info Asturias Tu Cuenta Noticias Foros Contactar
Principal AN
Novedades AN

Sobre Asturias
Info Asturias
Concejos Asturias
Naturaleza Asturias
Mitologia y leyendas
Fotos de Asturias

Asturias Activa
Oficinas de Turismo
Ayuntamientos
Hoteles de Asturias
Info Joven
Agenda de Ocio
Museos de Asturias
Centros asturianos
Meteorologia

Secciones Extra
Descargas Gratis
E-Mail Gratis
Imágenes de cumpleaños
Premios Recibidos
Fernando Alonso
Libros de Asturias
Webcams Asturias
Google en Asturias
Chat de Asturias
Loterias y sorteos
Hosting dedicado
Descargas Movil
Zona Sexo
Videos Sexo

Noticias y Articulos
Noticias
Art. Clasificados
Articulos por Meses
Todos los articulos
Medios y Prensa

Destacado en AN

Mas secciones


Comunidad AN
Miembros de AN
Tu cuenta
Edita tu Perfil
Lista de Miembros
Mensajes Privados
Libro de AN
Poemas
Viejo Album de AN
Fotos de AN Nuevo

Foros de discusion
General de AN
Turismo asturiano
Inmigración
Poemas y Cuentos
Leyendas, Mitos
Deportes
TeleCable
Temas Variados
Más Foros

Estadisticas de AN
Nuestras Encuestas
Lo más visto en AN


Zona Adultos - Sexo

Chicas con Webcam
Webcam Sexo SMS
Videos Sexo SMS
Actrices Porno
Webcam Porno
Sexo en Internet
Navega Sexo
Web Porno
Videos Porno
Webcam X SMS
Planeta Adulto


Chollos en Facebook
chollos en facebook

Fútbol en Asturias
Enviado el Martes, 10 enero a las 18:05:24 por lety

Opinión

Hablar hoy de fútbol, en Asturias, es llorar. Y no están solos en su desgracia el Real Oviedo o el Real Sporting de Gijón, los dos clubes más representativos del Principado, con su particular vía crucis a cuestas. Está también el Real Avilés, que entró en barrena hace ya unos cuantos años y parece incapaz de levantar cabeza. El Real Avilés abrió de par en par la puerta a la decadencia cuando se abandonó el estadio Román Suárez Puerta, para pasar al Muro de Zaro. Hasta entonces, los aficionados avilesinos acudían al Suárez Puerta caminando tranquilamente desde sus casas, con el cigarro puro en los labios, humeando al viento, tras haber saboreado el almuerzo dominguero y el café con la copa en la cafetería o el bar de siempre, de charla con los amigos o los conocidos. El Muro de Zaro ya era otra cosa y, además, quedaba lejos, era preciso echar mano del coche, o del autobús, que una caminata de varios kilómetros y probablemente lloviendo, como postre del domingo, no predispone el ánimo para la contemplación de un partido de fútbol, por muy aficionado que uno sea.

Era todo muy distinto en los años cuarenta del siglo pasado, cuando el Avilés -entonces un club aristocrático, Real Stadium de Avilés- jugaba sus encuentros futboleros en el campo de Las Arobias, aquel pequeño terreno de juego que yo conocí de niño, en la tibia vecindad de la hermosa y transparente ría avilesina y del río Raíces. Al campo de Las Arobias los aficionados llegaban en el tranvía eléctrico, después de recorrer el trayecto que iba desde Villalegre -pasando por la Texera, Rivero, el Parche, el parque del Muelle y la carretera del Torno- hasta la misma entrada del terreno de juego, rodeado por una empalizada bordeada de pinos y de eucaliptos. Algunos aficionados -más bien pocos- acudían a Las Arobias en sus propios automóviles, y también los había que utilizaban los taxis de Donato, de Manolín, de Panizo, de los Vallina o del Tellerín. Los chavales íbamos corriendo, paralelos al tranvía, para colarnos al campo después, aprovechando que entre la arena del suelo y la empalizada quedaban pequeños espacios libres suficientes para nuestro propósito.

Pero eso de Las Arobias es otra historia, porque entonces no existía el fútbol profesional que vino después -y si algo había, era muy rudimentario-, de modo que los futbolistas jugaban por pura afición, no por dinero. Los jugadores sudaban la camiseta, reían con los triunfos y lloraban con las derrotas, porque detrás de cada partido era su pueblo, su terruño -hasta su padre y su madre- el que ganaba o el que caía derrotado. Ahora, en cambio, cada jugador es como una sombra, viene del anonimato y su permanencia en uno u otro equipo tiene mucho de provisional, no hay apego a nadie ni a nada que no sea el dinero, de modo que hoy estará aquí, en este club, y tal vez mañana lo esté en el que hoy es su contrario. Tiene dicho Vicente Verdú -y creo que con razón- que el fútbol de antes era sagrado, agropecuario y preindustrial, para pasar después, en la fase de su transformación, a ser profano, urbano y posindustrial.

Y es que con el paso de los años las cosas fueron cambiando, hasta llegar, no hace mucho, a la regulación del deporte profesionalizado, con la conversión de los clubes en sociedades anónimas deportivas. De manera que estas nuevas sociedades se han visto obligadas a formular sus cuentas con mayor rigurosidad y a ejercer un control permanente y efectivo sobre sus patrimonios y sus economías -al menos, en teoría-, cuando antes valía cualquier cosa, aunque fuera -que muchas veces lo era- una auténtica chapuza. Y si los actuales consejeros y directivos no cumplen el mandato legal, incurrirán en responsabilidad personal, como sucede en cualesquiera sociedad civil o mercantil, sea cual fuere la rama en la que éstas desarrollen su actividad.

Dicha conversión formal en el ámbito jurídico-económico de las entidades futboleras significó -eso sí- la desaparición de la entrañable figura del aficionado a la antigua, aquel aficionado que pagaba religiosamente su cuota de asociado, que era capaz de seguir a su equipo en algunos de sus desplazamientos y que acudía al campo de fútbol de su ciudad o su pueblo, sin faltar jamás a la cita, cuando tocaba jugar en casa. También originó la extinción de los antiguos directivos, aquellas personas que tanto se esforzaban por «su» club, invirtiendo en él, a veces, considerables sumas de dinero, casi siempre a fondo perdido, o bien dedicándole buena parte de su tiempo. Y surgieron nuevas figuras -muy distintas del directivo de antes- para incorporarse al ámbito de la administración y representación de las entidades deportivas, algunos con auténtica buena fe, y con la intención de ser útiles al club de sus colores de siempre; pero también aparecieron otros cuyo único propósito ha sido, es y será el de servirse de ese mismo club para sus negocietes y sus asuntos particulares, como lo evidencian los escándalos económicos en los que aparecen mezclados numerosos clubes y no pocos dirigentes, con deudas supermillonarias y un catálogo completo de asuntos turbios.

Cómo nos han ido las cosas del fútbol por Asturias está bien claro, bien a la vista. El Real Oviedo, dando tumbos por la Segunda División B, después de tantos años de estar en Primera, y con un futuro muy problemático; el Real Sporting de Gijón, algo mejor en el plano deportivo, puesto que está en Segunda División, pero sin que se sepa cómo se va a resolver su complicada situación económica; en cuanto al Real Avilés, qué les voy a decir que ustedes no sepan: lleva años arrastrándose tristemente por la Tercera División, pudiendo ser vapuleado por cualquier equipo regional que hace años no se hubiera atrevido a medirse con él. O sea, de pena.

Escrito por Jose Ramón Cueva

Fuente de información: lne ( La Nueva España )


 
Enlaces Relacionados
· Más Acerca de Opinión
· Noticias de lety


Noticia más leída sobre Opinión:
Una Asturias joven en una España solidaria


Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 5
votos: 1


Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo



Opciones

 Versión Imprimible  Versión Imprimible

 Enviar a un Amigo  Enviar a un Amigo



Webs Afiliadas de Asturias
El Rincon de Adri
Asturias Natural copyright 2001 - 2017. Todos los derechos reservados. Codigo base, PHP-Nuke Modificado y Ampliado por Adrián.
Página Generada en: 0.040 Segundos