Cocina de cuchara - Asturias, informacion, turismo, Asturias Natural
Asturias
Inicio Info Asturias Tu Cuenta Noticias Foros Contactar
Principal AN
Novedades AN

Sobre Asturias
Info Asturias
Concejos Asturias
Naturaleza Asturias
Mitologia y leyendas
Fotos de Asturias

Asturias Activa
Oficinas de Turismo
Ayuntamientos
Hoteles de Asturias
Info Joven
Agenda de Ocio
Museos de Asturias
Centros asturianos
Meteorologia

Secciones Extra
Descargas Gratis
E-Mail Gratis
Imágenes de cumpleaños
Premios Recibidos
Fernando Alonso
Libros de Asturias
Webcams Asturias
Google en Asturias
Chat de Asturias
Loterias y sorteos
Hosting dedicado
Descargas Movil
Zona Sexo
Videos Sexo

Noticias y Articulos
Noticias
Art. Clasificados
Articulos por Meses
Todos los articulos
Medios y Prensa

Destacado en AN

Mas secciones


Comunidad AN
Miembros de AN
Tu cuenta
Edita tu Perfil
Lista de Miembros
Mensajes Privados
Libro de AN
Poemas
Viejo Album de AN
Fotos de AN Nuevo

Foros de discusion
General de AN
Turismo asturiano
Inmigración
Poemas y Cuentos
Leyendas, Mitos
Deportes
TeleCable
Temas Variados
Más Foros

Estadisticas de AN
Nuestras Encuestas
Lo más visto en AN


Zona Adultos - Sexo

Chicas con Webcam
Webcam Sexo SMS
Videos Sexo SMS
Actrices Porno
Webcam Porno
Sexo en Internet
Navega Sexo
Web Porno
Videos Porno
Webcam X SMS
Planeta Adulto


Chollos en Facebook
chollos en facebook

Cocina de cuchara
Enviado el Martes, 10 mayo a las 13:05:18 por lety

Gastronomía

Agrandes rasgos, puede hablarse de la cocina española fundamental agrupada en tres grandes bloques, de Norte a Sur: la cocina de los cocidos, la de los asados y la de las fritangas. La cocina de los cocidos corresponde, ideológicamente, a algo menos del territorio que don Claudio Sánchez Albornoz denominaba de «cristianos viejos»: gentes duras y leales, que se mantenían en la fe de sus mayores, comían cerdo salvo en la época en que la Santa Madre Iglesia vedaba la carne (y si no había otra cosa que llevarse a la boca, también en esa época), bebían vino como los legionarios romanos y los monjes, hablaban latín y no tenían ninguna duda ni tolerancia hacia su enemigo, el moro infiel y circunciso. Aunque la España de los cristianos viejos llega hasta la gran frontera del Duero, a la que llegó muy tempranamente nuestro rey Alfonso I (un monarca en verdad expeditivo), no toda esta parte de España es de cocidos, sino que en la Meseta, más allá de los «montes firmísimos» a los que se refería el obispo Pelayo, predominan los asados; y los asados están bien, pero a la larga cansan y dan lugar a una gastronomía bastante seca, en tanto que la de los cocidos es, además de sustanciosa, jugosa y húmeda, como corresponde a la tierra en que se da.

Y por eso se la llama «cocina de cuchara»: porque pide la cuchara y no el tenedor. Yo no entiendo la fabada tan seca, como le gusta a algunos, que acaba formando un enlosamiento en el paladar: para mí, la fabada tiene que ir caldosa (plato de cuchara, a fin de cuentas) y si no, no hay quien la coma. Esta cocina de cuchara es la de los cántabros, astures y gallegos; nada digo de la cocina vasca porque esa etiqueta, «cocina vasca», remite a formas más sofisticadas y, si quien me lea no lo interpreta como maldad, añadiré afrancesadas. Asturias, Galicia, la montaña santanderina y norte de León son tierras de grandes, de fastuosos cocidos: el cocido montañés, muy parecido al pote asturiano; el lebaniego, el maragato, el pote y el cocido de garbanzos asturianos, el caldo y el pote gallego. Platos de envergadura, poderosos, propios de una tierra fría, en la que se realizan trabajos rudos. José Pla, que visitó Oviedo y comió la fabada en Casa Modesta, no entendió la cocina asturiana: consideró que la fabada era una insignificancia, porque esperaba que estuviera hecha con fabones o habas de mayo, y afirmó algo en verdad sorprendente: que en la cocina norteña no hay sopas. Yo entiendo que a Pla le cause estupor la cocina del norte de España porque no es cocina mediterránea, sino genuinamente atlántica y se parece más a la centroeuropea, con sus magníficos potajes, que a la catalana. Y en lo que a las sopas se refiere, en las tierras frías de los cristianos viejos transmontanos se cocinan las dos mejores sopas de España: la sopa, dorada y rojiza como el sol en el crepúsculo, del cocido de garbanzos (sea asturiano, lebaniego o maragato) y la poderosa «sopa de hígado», cuyo ámbito geográfico se limita a la Asturias oriental.

El templo del cocido maragato está en Castrillo de los Polvazares, y su máxima sacerdotisa es Maruja. Pero Abel Terente, propietario de El Asador de Abel, en la Revuelta del Coche, en Argüelles (Siero), aclimató el cocido maragato al centro mismo de Asturias. En realidad, no se trata de una aclimatación laboriosa, porque el paladar asturiano está muy hecho al cocido de garbanzos, y entre el cocido que se hace en Asturias y el maragato, aparte algunas cuestiones de detalle, la mayor diferencia consiste en el orden con que se sirve el cocido en la Maragatería: primero va el compango, luego van los garbanzos, y cierra la sopa la procesión suculenta. Esto, en principio, puede resultar chocante, pero se razona. Si se empieza por la sopa, hay quien es capaz de comerse cuatro o cinco platos, no dejando espacio en el estómago para los garbanzos. De manera que, entre maragatos, el compango es el aperitivo, los garbanzos el plato principal, y la sopa, el postre. A los garbanzos se les añade una pelota de harina de maíz con huevo, que en Asturias se llama pantruque y en Liébana, postre.

Abel Terente, nacido en El Cabo (Langreo) hace 52 años y criado en Teverga, es un gran profesional formado en La Gruta, donde entró en 1962 y, después de pasar por todo el escalafón, fue gerente hasta 1998. En 1999 se instala en la Revuelta del Coche, inaugurando El Asador de Abel, un amplio establecimiento que trabaja las bodas, las comidas de empresa, los banquetes de homenaje y la cocina a la carta. Sin duda, en este momento, es de los mejores restaurantes de Asturias, con su carta según la estación y sus especialidades en verduras, bacalaos y carnes a la brasa. La bodega es selecta y variada, con buenas representaciones de Rioja y Ribera del Duero, y excelentes cigarros puros. Y en la carta diaria, el plato de cuchara indispensable. Si es fabada, con «fabes» de Argüelles: las mejores del mundo

Fuente de información: lne


 
Enlaces Relacionados
· Más Acerca de Gastronomía
· Noticias de lety


Noticia más leída sobre Gastronomía:
Asturias es un paraíso gastronómico que conserva sus raíces culinarias


Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 4.33
votos: 3


Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo



Opciones

 Versión Imprimible  Versión Imprimible

 Enviar a un Amigo  Enviar a un Amigo



Webs Afiliadas de Asturias
El Rincon de Adri
Asturias Natural copyright 2001 - 2017. Todos los derechos reservados. Codigo base, PHP-Nuke Modificado y Ampliado por Adrián.
Página Generada en: 0.027 Segundos